Cómo limpiar y mantener su dispensador de cerveza

Mantenimiento del dispensador de cerveza : limpieza de líneas de cerveza, mantenimiento de la presión y más

El mantenimiento regular mejorará el sabor y la calidad de la cerveza proveniente de su dispensador de cerveza de barril. ¿La limpieza de las líneas de cerveza no suena como lo tuyo? ¿No está seguro de cómo mantener una presión de dispensación adecuada? No te preocupes Estamos aquí para ayudar a que estas cosas sean lo más fáciles posible, ¡así que volverá a disfrutar de pintas frescas en poco tiempo!

Limpieza de líneas de cerveza

Recuerde siempre: un dispensador limpio es un dispensador feliz.

Mantenga la parte exterior de su refrigerador barril brillando con agentes de limpieza normales y un poco de grasa de codo anticuada.

Si está satisfecho con el exterior, es hora de abordar esas líneas de cerveza sucia .

¿Crees que tus líneas de cerveza no pueden estar tan sucias? Piensa otra vez. Con el tiempo, acumulan depósitos de levaduras y azúcares que pueden afectar negativamente el sabor de su cerveza y causar un exceso de espuma. Para evitar esos problemas, recomendamos limpiar sus líneas de cerveza después de cada ½ barril.

Para hacerlo lo más fácil posible, hemos desarrollado kits de limpieza de líneas de cerveza que son simples y efectivos. Usan presión de aire (ya sea bombeada a mano o impulsada por su tanque de CO2) para empujar una mezcla de agua y solución de limpieza de líneas de cerveza a través de sus líneas .

Ofrecemos diferentes tipos de soluciones de limpieza , pero todas están especialmente formuladas para eliminar los depósitos no deseados y desinfectar sus líneas al mismo tiempo.

Una vez que elija el kit de limpieza que tenga sentido para usted, mire este video fácil de seguir que lo guiará a través del proceso de limpieza.

Mantener la presión adecuada

El éxito de la dispensación de cerveza de barril depende completamente de mantener su presión de CO2 en un rango aceptable.

Cuando abres la llave para verter una cerveza, el CO2 de tu tanque empuja la cerveza fuera del barril y luego llena el espacio vacío creado cuando la cerveza se fue. Este intercambio de CO2 garantiza una presión constante dentro del barril (según lo controla su regulador de CO2 ) y mantiene su cerveza burbujeante y bien carbonatada.

Para una administración adecuada de la dispensación y la presión, recuerde estos consejos:

Tienda vertical

Su tanque de CO2 debe almacenarse en posición vertical o no funcionará correctamente. El almacenamiento incorrecto del tanque también puede causar daños costosos a su regulador .

Encuentra el número mágico

En general, la mayoría de las cervezas y cervezas producidas. Deben dispensarse a 10 a 12 PSI. Las cervezas de barril Stout y otras de barril dispensadas con nitrógeno generalmente se dispensan a 25 a 30 PSI.

Para conocer la presión de dispensación específica para un barril en particular, consulte con el distribuidor local de donde provino el barril.

Qué pasa cuando tienes demasiada presión

Esencialmente, demasiada presión convierte tu llave de cerveza en una manguera de fuego espumosa. La cerveza saldrá muy rápidamente y con una cantidad increíble de espuma apretada con burbujas grandes y aireadas.

Para solucionar este problema, simplemente ajuste la presión del regulador al nivel inferior adecuado y extraiga unos cuantos lanzadores espumosos para despejar las líneas o elimine la presión adicional con la válvula de alivio de su acoplador.

Solo recuerde que si la presión se deja demasiado alta durante más de 24 horas, el CO2 se introducirá en su infusión, lo que dará como resultado un barril en ruinas de cerveza con exceso de carbonato y excesivamente espumosa.

 

Qué sucede cuando no tienes suficiente presión

Irónicamente, el problema principal de verter con muy poca presión es también una espuma excesiva. Básicamente, lo que sucede es que el CO2 se libera de la cerveza cuando ingresa en el vaso y hace que la infusión se desinfle rápidamente.

La espuma de baja presión difiere en calidad de la espuma de alta presión. Mientras que demasiada presión hace que aparezcan burbujas grandes en la cabeza, el dispensado bajo presión produce una espuma suelta y jabonosa con burbujas pequeñas.

Para solucionar este problema, primero revise su tanque de CO2 para asegurarse de que no esté vacío y que esté encendido. Luego, eche un vistazo a su regulador para asegurarse de que haya colocado el manómetro en el rango correcto y busque obstrucciones en la línea de aire.

Si no puede identificar fácilmente el problema, es probable que deba reemplazar su regulador de CO2. Los reguladores se desgastan y, en general, deberán reemplazarse cada 4-6 años.

Ir arriba